Sergio Armando Castillo

AMLO le llena la plaza a Corral

2018-06-19 - Sergio Armando Castillo

Sus detractores, que cada vez los percibo más resignados, aunque estos últimos días de campaña la guerra sucia arreciará, pueden decir mil cosas de AMLO, pero nunca podrán regatearle el "click" que este hombre tiene con la gente de "abajo", a ras de suelo, colonia o barrio, y la comunicación genuina y sincera que logra con ellos. Y los de la clase media, y un sector no acomplejado, ni temeroso, de la alta, también, al menos, han comenzado a darle el beneficio de la duda.


El problema del tabasqueño es con los de muy "arriba", y bien lo ha sentenciado. Con aquellos potentados que han secuestrado el dinero y las instituciones, incluidos los partidos políticos, en este país; con esos está siendo, y va a ser muy difícil una identificación, no obstante la promesa del “perdón” y el amor y paz que les ha externado.

 

 

Ahí, con aquellos poderosos titiriteros que lo miso manejan a gente del PRI que del PAN o PRD, y sus negocios. Los que practican el "gatopardismo", que solo buscan la alternancia en el poder, a secas, sin querer, y sin que les interese un cambio y transformación real de lo que ellos mismos han hecho mal, económica y socialmente en México.

 

Con esos simuladores que hablan de justicia social, o de patrias ordenadas y generosas o de democracia, y llegan a la cúpula de mando y hacen todo lo contrario: Se enquistan, se cierran a la crítica, se enriquecen y roban a más no poder.

 

Ayer en la plaza del ángel de esta capital, pude ver a ese hombre de cerca, a la cara, de viva voz y presencia inquebrantable, nadie me lo puede contar, lo vi, lo sentí, y escuché. No hay análisis, ni opiniones escritas, narradas, o televisadas, que puedan cambiar lo que uno atestigua por propia mano no obstante de dedicarme a ello.

 

Lástima que no todo el mundo pueda o tenga la inquietud de apersonarse en uno de esos eventos con Andrés Manuel López Obrador, donde sí puedes escuchar y recorrer palabra a palabra, los mensajes, claros, contundentes, y auténticos que emite, sin censura o interpretaciones de periódicos u otros medios de información.

 

Inteligente, valiente, centrado, donde su personalidad dista muchísimo de aquellas imágenes que algunos poderosos, los señores del dinero y las influencias, le han venido construyendo a los largo de todo este tiempo, desde que el ex Jefe de Gobierno de la CDMX decidió romper con el sistema arcaico, deshonesto y rapaz que nos rige hasta hoy.

 

Si eres de izquierda o social demócrata, e inclusive demócrata cristiano, debes actuar con honestidad (No con santidad, porque no somos santos) y preocuparte, y ocuparte por el pueblo, y si no eres de ese pensamiento, al menos debemos dar la oportunidad a que los progresistas nos muestren que sí se puede gobernar por la gente y con el pueblo por delante.

 

Es hora de ir a la acción, a la organización, a la rebelión pacífica, al convencimiento de que la nación requiere una transformación y un cambio de verdad, no se simulaciones y engaños como ha ocurrido hasta ahora.

 

Lo dijo, y bien dicho ayer el "Peje" en esta ciudad, que México ha tenido tres grandes transformaciones sociales en su historia, en todas ellas Chihuahua estuvo presente, en la Independencia Nacional, cuando los cambios y leyes de Reforma, y en la Revolución Mexicana, pues este año 2018, no me queda duda, será la cuarta gran revuelta social (pacífica y civilizada), si los ciudadanos, de cualquier partido y credo, en serio deseamos que el estado de cosas pésimas que vivimos en muchos sentidos, transmuten y cambien de fondo el país.

 

El resto de lo acontecido en el evento de Andrés Manuel en Chihuahua, es solo para el anecdotario, como el discurso de Fernando Tiscareño y su obsequio a Andrés Manuel, de un cuadro con la foto de Benito Juárez García, o el de un Cruz Pérez Cuellar apasionado y convencido del triunfo de AMLO, así como el agradecimiento al candidato presidencial, por no desistir en su cruzada, y la suma de muchos otros (as), como Martha Laguettey quienes firmaron el "pacto" ciudadano del abanderado de Morena, PT y PES en Chihuahua.

Este reportero solo desea aprovechar el espacio para dar las gracias al “peje”, por haberme firmado de manera sencilla y amable su libro "La salida 2018", Decadencia y Renacimiento de México, que por cierto muchos economistas, politólogos y tecnócratas mexicanos debieran repasar, antes que ver noticiarios y programas de televisión de "análisis", en los que solo se borda en la superficialidad y los absurdos, antes que desmenuzar ese texto que será un programa de gobierno, pronto.

AMLO le llena la plaza a Corral Sus detractores, que cada vez los percibo más resignados, aunque estos últimos días de campaña la guerra sucia arreciará, pueden decir mil cosas de AMLO, pero nunca podrán regatearle el "click" que este hombre tiene con la gente de "abajo", a ras de suelo, colonia o barrio, y la comunicación genuina y sincera que logra con ellos. Y los de la clase media, y un sector no acomplejado, ni temeroso, de la alta, también, al menos, han comenzado a darle el beneficio de la duda. El problema del tabasqueño es con los de muy "arriba", y bien lo ha sentenciado. Con aquellos potentados que han secuestrado el dinero y las instituciones, incluidos los partidos políticos, en este país; con esos está siendo, y va a ser muy difícil una identificación, no obstante la promesa del “perdón” y el amor y paz que les ha externado. Ahí, con aquellos poderosos titiriteros que lo miso manejan a gente del PRI que del PAN o PRD, y sus negocios. Los que practican el "gatopardismo", que solo buscan la alternancia en el poder, a secas, sin querer, y sin que les interese un cambio y transformación real de lo que ellos mismos han hecho mal, económica y socialmente en México. Con esos simuladores que hablan de justicia social, o de patrias ordenadas y generosas o de democracia, y llegan a la cúpula de mando y hacen todo lo contrario: Se enquistan, se cierran a la crítica, se enriquecen y roban a más no poder. Ayer en la plaza del ángel de esta capital, pude ver a ese hombre de cerca, a la cara, de viva voz y presencia inquebrantable, nadie me lo puede contar, lo vi, lo sentí, y escuché. No hay análisis, ni opiniones escritas, narradas, o televisadas, que puedan cambiar lo que uno atestigua por propia mano no obstante de dedicarme a ello. Lástima que no todo el mundo pueda o tenga la inquietud de apersonarse en uno de esos eventos con Andrés Manuel López Obrador, donde sí puedes escuchar y recorrer palabra a palabra, los mensajes, claros, contundentes, y auténticos que emite, sin censura o interpretaciones de periódicos u otros medios de información. Inteligente, valiente, centrado, donde su personalidad dista muchísimo de aquellas imágenes que algunos poderosos, los señores del dinero y las influencias, le han venido construyendo a los largo de todo este tiempo, desde que el ex Jefe de Gobierno de la CDMX decidió romper con el sistema arcaico, deshonesto y rapaz que nos rige hasta hoy. Si eres de izquierda o social demócrata, e inclusive demócrata cristiano, debes actuar con honestidad (No con santidad, porque no somos santos) y preocuparte, y ocuparte por el pueblo, y si no eres de ese pensamiento, al menos debemos dar la oportunidad a que los progresistas nos muestren que sí se puede gobernar por la gente y con el pueblo por delante. Es hora de ir a la acción, a la organización, a la rebelión pacífica, al convencimiento de que la nación requiere una transformación y un cambio de verdad, no se simulaciones y engaños como ha ocurrido hasta ahora. Lo dijo, y bien dicho ayer el "Peje" en esta ciudad, que México ha tenido tres grandes transformaciones sociales en su historia, en todas ellas Chihuahua estuvo presente, en la Independencia Nacional, cuando los cambios y leyes de Reforma, y en la Revolución Mexicana, pues este año 2018, no me queda duda, será la cuarta gran revuelta social (pacífica y civilizada), si los ciudadanos, de cualquier partido y credo, en serio deseamos que el estado de cosas pésimas que vivimos en muchos sentidos, transmuten y cambien de fondo el país. El resto de lo acontecido en el evento de Andrés Manuel en Chihuahua, es solo para el anecdotario, como el discurso de Fernando Tiscareño y su obsequio a Andrés Manuel, de un cuadro con la foto de Benito Juárez García, o el de un Cruz Pérez Cuellar apasionado y convencido del triunfo de AMLO, así como el agradecimiento al candidato presidencial, por no desistir en su cruzada, y la suma de muchos otros (as), como Martha Laguettey quienes firmaron el "pacto" ciudadano del abanderado de Morena, PT y PES en Chihuahua. Este reportero solo desea aprovechar el espacio para dar las gracias al “peje”, por haberme firmado de manera sencilla y amable su libro "La salida 2018", Decadencia y Renacimiento de México, que por cierto muchos economistas, politólogos y tecnócratas mexicanos debieran repasar, antes que ver noticiarios y programas de televisión de "análisis", en los que solo se borda en la superficialidad y los absurdos, antes que desmenuzar ese texto que será un programa de gobierno, pronto.



Comenta con tu cuenta de Facebook