Editorialista Invitado

SABERSINFIN

2018-09-03 - Editorialista Invitado


Preferimos el Photoshop a la realidad.


Es preferible una pequeña dosis de realidad que una marea de apariencias”.

Abel Pérez Rojas.

Son tiempos en los que parece que casi nadie está interesado en ver las cosas como son y que chicos y grandes preferimos el mundo de las apariencias, ese que es producto del Photoshop, de las posturas ensayadas y del relumbrón.

Sé que en las sociedades siempre han convivido dos grandes actitudes: aquella de las cosas que parecen y no son, y la de ir siempre a la búsqueda de la verdad, esa que va cambiando conforme profundizamos.

Estamos cursando días en los cuales los amantes de la verdad están perdiendo la batalla. Da esa impresión.

Lo anterior al menos en relación a las redes sociales, ese gran entramado que está re direccionando el presente y futuro.

Para ilustrar lo anterior le comparto las siguientes líneas que desnudan lo que predomina en la vida de millones de personas.

La frase la emitió el afamado botánico, filósofo y escritor francésJean-François Leroy, quien alguna vez dijo:

Twitter te hace pensar que eres sabio, Instagram que eres fotógrafo y Facebook que tienes amigos....

El despertar va a ser duro.

Es cierto. El despertar va a ser duro, porque lo que se vive en las distintas redes sociales no es la verdadera realidad, es en el mejor de los casos un ángulo de lo que sucede, por supuesto en redes sociales encontramos contenidos de gran valía, pero son los menos.

Quienes creen que las preferencias de las mayorías abrumadoras son la realidad, se van a llevar un chasco tremendo y un despertar brutal.

Pareciera que lo anterior es fatuo porque parte del supuesto que en una sociedad tan desigual y pobre, como la nuestra, todos tienen acceso a Internet y por ende a las redes sociales.

Si lo vemos a la luz de las estadísticas más recientes veremos que no es tan hueco asumir la hiperconectividad de los mexicanos y su proclividad a través de esos entornos a evadirse de la realidad.

Mira, de acuerdo con resultados de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2017 realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), más de la mitad de los mexicanos “cuenta con conexión a internet, un total de 71.3 millones de usuarios utilizan conexión fija (Wifi) o móvil para navegar por la red” (Elfinanciero.com.mx. 20/II/2018).

Gracias a ese estudio también sabemos que el 91.4 por ciento de los mexicanos usuarios a Internet lo usan para entretenimiento, casi una cantidad similar a quienes lo dijeron usarlo para consulta -96.9 por ciento-, a ello hay que agregar que el 76.6 por ciento lo usa para interactuar en redes sociales.

A eso debemos agregar que según el Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre Internautas Mexicanos 2017 del InteractiveAdvertising Bureau (IAB) México, el 89 % y 82% de los usuarios prefiere y consulta más los videos e imágenes, respectivamente (Unotv.com. 18/V/2017).

Retomando el punto central de mi reflexión, es obvio que cada vez más mexicanos estamos inmersos en las redes sociales, que cada vez leemos menos, que preferimos los contenidos de entretenimiento, audiovisuales y visuales, y que esa es la ruta por la cual evadimos nuestra problemática, truncamos nuestras búsquedas introspectivas y sobre todo a partir de ahí construimos un mundo paralelo muy distinto al que es en verdad.

Muy básicos, pero claros ejemplos de lo que aquí te vengo comentando son aquellas relaciones sentimentales que se establecen a partir de lo que las personas publican en sus perfiles o los actos de barbarie que se cometen a partir de rumores difundidos viralmente.

Es necesario traer a cuentas esto que te vengo compartiendo para hacerlo visible, para poder tomar consciencia, para asumir una actitud crítica y, por supuesto, para dejar de ser presa y esclavo de lo que no es.

Vale la pena darse cuenta, vale la pena intentarlo, ¿te atreves?

Abel Pérez Rojas (@abelpr5) es escritor y educador permanente. Dirige Sabersinfin.com




Comenta con tu cuenta de Facebook