Negocios

Lo que debes de saber de estafas de inmigración a Canadá

2022-03-03 - Redacción

Recientemente, el gobierno federal canadiense hizo pública su intención de, a través de un plan estratégico ejecutable durante los siguientes tres años, atraer a 1,329,700 inmigrantes al país, con el propósito de cubrir las carencias laborales que desde hace algunos años aquejan al país de la hoja de maple.


 

De acuerdo a un reporte reciente de Statistics Canada, actualmente hay más de un millón de vacantes en la nación, y si bien, la mayoría de las mismas conciernen a posiciones de servicio o en industrias primarias, las oportunidades se reparten alrededor del espectro. Recientemente, el periódico en línea The Daily Hive publicó que, en Montréal, una variedad de compañías ha intentado llenar posiciones para desarrolladores e ingenieros en software sin éxito por meses.

Pero ¿A qué se debe esta debacle en el mercado laboral canadiense?

El primer causante de la misma, reporta Radio Canadá, es un fenómeno natural derivado de la demografía canadiense, y de cómo, por años, el segmento productivo de la misma ha dependido casi en su totalidad de la llegada de “nuevos canadienses”, como se les conoce en el argot migratorio.

“El año pasado, la inmigración ya representó casi el 100% del crecimiento de la fuerza laboral, y con 5 millones de canadienses que planean jubilarse para fines de la década, la relación entre trabajador y jubilado se reducirá a solo 3 a 1.”

Esta dependencia ha sido puesta en evidencia ya que, al retrasarse en demasía los procesos migratorios correspondientes a raíz de la pandemia, el gobierno ha fallado en cumplir sus cuotas de inmigración, y esto ha dejado numerosos puestos de empleo sin candidatos a ocuparlos.

La tormenta perfecta se complementa con las excesivas e innecesarias regulaciones implementadas por Canadá a raíz de la pandemia COVID-19, las cuáles, si bien no fueron efectivas en la contención de esta, si afectaron la economía de manera sustancial, de entrada, limitando el flujo de personas hacia el país. Muchas de estas personas estaban destinadas a llenar muchas de las vacantes que hoy aún no encuentran sustituto.

Y si bien, en 2021, Canadá logró ponerse al corriente con un ingreso superior a los 400,000 inmigrantes, aún queda mucho por hacer, y el gobierno busca robustecer sus prospectos mediante programas que permitan atraer a trabajadores y profesionales por igual.

Lamentablemente, como en toda crisis, no faltan las personas que buscan tomar ventaja de la situación.

 

Fraudes contra trabajadores

 

Recordemos que, en septiembre de 2021, se suscitó una situación desafortunada en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), donde aproximadamente 250 personas quedaron varadas sin pasaje, tras haber entregado un anticipo a una persona que les prometía trabajo en Canadá en el sector de construcción. En 2018, había existido un fraude similar, donde se estafó a más de cien personas con la promesa falsa de colocarlos en el programa de jornaleros agrícolas temporales.

Estos fraudes no sólo se dan en grupo, sino también, de manera individual. A título personal, me ha tocado conocer en las calles de Toronto a personas que si bien, la persona que los contactó les consiguió trabajo, termina extorsionándolos, cobrando una cantidad exorbitante por renta u otras comisiones.

Por ejemplo, recuerdo la historia de un profesor de la SEP originario de Tamaulipas, quien fue colocado a través de uno de estos agentes en un trabajo de verano en uno de los parques de diversiones más grandes de la ciudad. El agente le cobraba, por su renta mensual, 700 dólares canadienses por un cuarto compartido con dos personas más en un suburbio de Toronto, que es cercano a la misma cantidad que yo pagaba por una habitación sencilla en un condominio de tres recámaras en uno de los edificios más codiciados de la ciudad con vistas al Lago Ontario.

Es lamentable que muchos de estos fraudes son cometidos por hispanos a otros hispanos.

Y suceden en todos los niveles.

 

Profesionales, también vulnerables

 

A pesar de que los afectados por el evento del AICM pertenecían al sector obrero, existen también numerosos esquemas fraudulentos que atacan a la clase profesional e inversionista.

Recientemente, un buen amigo fue víctima de uno de ellos. El proceso inicia cuando una agencia de inmigración, o que dice llamarse como tal, conecta con profesionistas—incluso a través de publicidad segmentada en buscadores como Google o en redes sociales como Facebook—que se han interesado en continuar su carrera en Canadá. Después, esta agencia les ofrece un programa a

través del cuál, aseguran, los ayudarán a aplicar al programa Express Entry, el cuál está diseñado para atraer talento de diversas partes del mundo, pero qué, como todo, cuenta con ciertos requisitos que se deben de cumplir.

El problema es qué la agencia solicita un pago por adelantado—que, en el caso de mi amigo, superó los 1,500 dólares americanos—sin siquiera verificar si el candidato cumple con las credenciales para poder aplicar al Express Entry. El anticipo, por supuesto, no es reembolsable, y si el participante no cumple con alguno de los puntos en el checklist—el examen IELTS o CELPIP de inglés suele ser el primer obstáculo—pierde su dinero y la oportunidad de aplicar.

 

Entonces, ¿Qué debo hacer?

 

A pesar de los infortunios previamente descritos, las oportunidades para emigrar a Canadá son reales. Pero ¿Cómo aprovecharlas?

El primer punto que debes de saber es que el gobierno canadiense nunca prospecta inmigrantes de manera activa. Es decir, si te llega una oferta vía mensaje de texto, correo electrónico, o WhatsApp, lo más probable es que sea falsa.

En relación al Programa de Trabajadores Agrícolas, te recomendamos consultar los sitios de la Embajada de México en Canadá, por donde puedes contactarlos, o bien, de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social.

En relación con otros sectores como el sector de obra y construcción y el sector servicios, es importante primero verificar la siguiente información:

¿Quién es la empresa que te está contratando? ¿De dónde proviene la oferta? ¿Existe ya un canal de comunicación claro con la empresa correspondiente? ¿Se ha clarificado con honestidad el tipo de visa y el proceso que se llevará a cabo?

También, cuando la oferta proviene de un sitio web, independientemente de cómo se haya encontrado el mismo—sea a través de redes sociales o campañas directas—es importante verificar los sitios. El portal oficial de inmigración canadiense es: https://www.cic.gc.ca/, por lo que cualquier dominio distinto es importante verificarlo.

En la parte profesional, es fundamental, primero, el familiarizarse bien con el programa Express Entry, a través del cuál Canadá estará buscando atraer a la mayoría de su fuerza laboral inmigrante. Esto puedes consultarlo en este link. Para facilitar tu proceso de aprendizaje, te recomendamos esta calculadora gratuita de CanadaVisa, a través de la cuál puedes calcular tu puntaje tentativo en

tu proceso utilizando los datos requeridos: edad, nivel de estudios, experiencia profesional, y dominio del inglés. Canadá hace público, en este link, los puntajes de corte para ser aceptado por Express Entry, por lo que estas herramientas sirven para dar una idea de si el proceso es realista o no, y si no lo es, de momento, identificar aquellas áreas en las que se debe trabajar.

Canadá seguirá buscando gente, y el emigrar es posible, pero para ello, es importante consultar los canales adecuados y cumplir con los perfiles que actualmente se están buscando.

*Esta historia fue producida en conjunto a través de la alianza de El Pueblo con New Canadian Media, donde reporteros de este medio basado en Canadá contribuyen con contenido original para todas las personas que tienen un interés de emigrar a Canadá.




Comenta con tu cuenta de Facebook


El Pueblo te recomienda

Trabajadores independientes también pueden tener crédito Infonavit

Si eres trabajador independiente, pero alguna vez cotizaste al Infonavit y tienes ahorros en tu Subc...